BBVA lanza proyecto apícola que beneficia comunidades campesinas de Santander

BBVA lanza proyecto apícola que beneficia comunidades campesinas de Santander

1 día ago
En un acto llevado a cabo en el Aula Máxima de la UIS, sede Socorro y que contó con la presencia de los alcaldes de Confines, Josué Efraín Gómez y El Socorro, Alfonso Lineros se llevó a cabo la presentación del Programa de Empoderamiento Comunitario para el Desarrollo Sostenible del Sector Apícola en el Departamento de Santander, Bees for Peace, que con el aporte financiero de BBVA y la participación técnica de la UIS se adelanta desde el año pasado cuando la Universidad George Mason de Virginia, Estados Unidos se interesó en esta región para poner en marcha la iniciativa que beneficia a 20 campesinos y sus grupos familiares de los municipios mencionados.
“La apicultura es la única industria realmente sostenible que le puede aportar riqueza a las personas”, es la frase contundente con la que Germán Perilla, docente de dicha universidad y cofundador junto a su colega Lisa Gring de Honey Bee Initiative.
Es por eso que ellos junto a 15 estudiantes de la Facultad de Finanzas y Negocios de la George Mason decidieron hacer maletas y adelantar sus vacaciones de Semana Santa y venirse para el Socorro, Santander a ver de cerca un proyecto que el propio Perilla, pusiera en marcha en 2017.
“Hemos venido a Socorro con este proyecto que busca en primer lugar empoderar comunidades campesinas de la zona, especialmente mujeres y que tengan experiencia en apicultura, y en esta caso que estuvieran dispuestas a cambiar la cultura apìcola con el fin de encaminarlos hacia un tema más productivo. BBVA puso los recursos económicos, la Universidad Industrial de Santander aportó toda su experticia técnica y nosotros desde la George Masón, armamos todo el programa”, dice Germán Perilla.
Para Julio Alfonso Martínez, coordinador de la UIS sede Socorro, este proyecto se convierte de vital importancia para nuestra universidad por los componentes que lo conforman, por una parte el sector académico internacional representado en la universidad George Mason, el sector privado en cabeza de BBVA, el gubernamental con la presencia de las alcaldías de la región y es que para la UIS poder establecer este tipo de sinergias alrededor de nuestros problemas, es fundamental.
Giovanni Monsalve, coordinador académico de la UIS en Socorro se conoce como la palma de la mano, toda la zona agrícola de esta región santandereana, él se ha encargado de recorrer no solo la parte rural de Socorro, sino también de Palmas, Confines y Simacota estableciendo la formación técnica de los apicultores beneficiados con el proyecto, haciendo seguimiento a las colmenas que se pusieron en marcha en agosto pasado y asesorando los pasos siguientes del proyecto con lo que la vinculación del primer centro académico del departamento ha sido fundamental en la continuidad del programa.
Francis Fuller, nació en Cartagena, Colombia pero un día decidió irse a estudiar a EE.UU. y las cosas de la vida la llevaron a estudiar Negocios y Finanzas en la George Mason en donde se encontró con esta posibilidad de venir a su país natal. “Cuando supe de este viaje y de la posibilidad de ir a Colombia no lo dude dos veces, yo ya había vuelto a Cartagena varias veces, pero no conocía ninguna otra región y estoy encantada de conocer esta tierra de Santander, de conocer de todo su potencial y sobre todo saber de sus enfoques sostenibles”, dice Francis.
Esta zona de Santander, conocida como la provincia Comunera, en honor a las marchas de Los Comuneros de las épocas de la Colonia, ha tenido tradición apícola. En el marco de Escuela para el Emprendimiento BBVA que la entidad desarrolló durante cuatro años en todo el departamento, en algunas instituciones educativas de municipios cercanos como Palmas de Socorro, Confines, Simacota y Guapotá, muchos de los estudiantes trabajaron su idea de negocio a partir del cultivo de abejas y la producción de miel.
Yenith, es una estudiante de séptimo semestre de la UIS, es ama de casa con siete meses de embarazo y una niña de 11 años. Ella junto a su esposo hacen parte de los apicultores beneficiados de la región con el proyecto. “Gracias a que desde varios años vengo trabajando con abejas angelitas pude postularme para trabajar con el programa de UIS, George Mason y BBVA y me dieron tres colmenas y a mi esposo otras tres pero de apis. Vemos en este proyecto una gran oportunidad para fortalecer nuestra economía familiar y de paso contribuir a la región”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *