Camargo coloca 125 trampas para frenar la expansión de la avispa asiática

AVISPA ASIÁTICA

El Ayuntamiento de Camargo ha colocado en los últimos días un total de 125 trampas con atrayente destinadas a atrapar a las reinas de avispa asiática (Vespa vetulina) con la finalidad de tratar de frenar la expansión de este insecto originario de China y contribuir así a que no continúe propagándose por la península.

Una trampa para frenar la presencia de esta especie exótica invasora. /  ALERTA
 Una trampa para frenar la presencia de esta especie exótica invasora. / ALERTA
17:28 27/03/18

 

El concejal de Protección Civil, Ángel Gutiérrez, ha indicado en un comunicado que esta acción se lleva a cabo dentro del programa de prevención puesto en marcha con la Consejería de Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno de Cantabria destinado a frenar la presencia de esta especie exótica invasora, y tiene como misión actuar durante la primavera sobre las nuevas reinas fundadoras, antes de que formen los nidos y continúen invadiendo nuevos territorios durante los meses de calor.
El protocolo de vigilancia y control de esta especie puesto en marcha por dicha Consejería recuerda que la Vespa velutina fue descubierta por primera vez en Europa en el suroeste de Francia, a finales de 2005, y que a partir de entonces ha colonizado buena parte del territorio francés, y parte de Bélgica. En España penetró en el año 2010 por la localidad guipuzcoana de Irún y en 2013 se detectó el primer ejemplar en Cantabria en la localidad de Ojébar.
Se trata de una especie que destaca por la rápida progresión de su expansión, cuyo avance se estima en 80 kilómetros al año, y que presenta su máxima actividad durante el verano, que es cuando atacan masivamente a las colmenas. Se alimenta de insectos como abejas, avispas, moscas, arañas, etc., y en otoño de frutas maduras.
En el caso de Camargo, las trampas se han distribuido teniendo en cuenta la información recogida en años precedentes sobre los emplazamientos de nidos conocidos, colmenares, plantaciones de frutales, cauces fluviales, etc., ya que por lo general estas avispas colocan sus nidos en ramas altas de los árboles o en muros.
Además, las trampas que se han colocado cuentan con atrayentes autorizados por la normativa para garantizar que el resto de especies no corran peligro, están geolocalizadas y los resultados que se obtengan de esta campaña contribuirán también a la elaboración de estudios estadísticos que permitan conocer la evolución de la presencia de esta especie y la eficacia de las medidas que se llevan a cabo.
La presencia de la avispa asiática está provocando la desaparición de otras especies polinizadoras autóctonas, lo que acarrea un grave impacto negativo sobre el medioambiente y perjudica a sectores económicos como la apicultura o la fruticultura.
De hecho, para cubrir sus necesidades energéticas, los ejemplares adultos de avispa asiática se proveen de sustancias azucaradas como fruta madura o néctar, mientras que las crías y las larvas comen preferentemente abejas y otros insectos.
La presencia de estas avispas en el entorno de los colmenares provoca que las abejas que estén fuera no entren y que las que están dentro no salgan a recoger el néctar de las flores, lo que provoca el debilitamiento o muerte de las crías de abeja, el despoblamiento de la colmena, las pérdidas de colonias y el consiguiente descenso en los rendimientos apícolas
Además de la disminución de las poblaciones de insectos que depreda, como efectos colaterales, su presencia puede producir una menor polinización de la flora, afectando especialmente a la producción frutícola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *