Comienza la guerra a la velutina

Comienza la guerra a la velutina

Terminadas las campañas informativas, marzo es el mes clave para poner en marcha las trampas que permitan cazar reinas y, por tanto, eviten nuevos nidos. Así se actúa en la Costa da Morte

.

CARBALLO / LA VOZ DE GALICIA

La lucha contra la avispa velutina ya es casi una cuestión de estado. Comarcal y autonómico. Por los daños que supone para el patrimonio apícola y frutícola, pero desde luego también por los elevados riesgos a los que se ve sometida la población que pasa cerca de sus nidos secundarios, los más grandes y visibles, como ha quedado demostrado sobre todo en la temporada pasada. Varios concellos de la zona toman medidas para atajar este problema que no para de ir a más.
Carballo fue, al menos hasta la campaña pasada (probablemente se mantenga su singularidad), el único concello de Galicia con servicio de recogida propio, con un coste de 35.000 euros. Otra cosa es la prevención, con trampas, en el que la participación de Administraciones públicas locales y la actuación privada es muy numerosa. La capital de Bergantiños sumó otro factor clave en la prevención: la campaña divulgativa en los colegios. Y participaron todos los centros educativos del municipio. Ayer se celebraron las últimas charlas, en las instalaciones de Aspaber. Isidro Rodríguez, de Plaguiber, y el apicultor José Antonio Pereira (además del alcalde y el edil Luis Lamas) han mostrado a los niños la dimensión del problema, además de darles las claves para preparar trampas caseras: una simple botella con un líquido atrayente, dulce, puede atrapar a una reina que ha estado invernando este invierno y, por lo tanto, no creará su huevo del que saldrán obreras que fabricarán los famosos nidos de grandes dimensiones que se ven a partir del verano. El año pasado, solo en Carballo, se retiraron 647.
Las trampas son cruciales, dicen los expertos. Desde el Concello colocarán esta temporada cerca de 400. Algunos incluso en el jardín municipal. Colaboran numerosos apicultores, distribuidos por todas las parroquias. Ya deberían estar colocados, pero el mal tiempo de las últimas semanas lo ha retrasado. Y después, a esperar que den resultado. «Toda a Costa da Morte está moi afectada», señala Rodríguez.

Camariñas y Zas también anuncian que activan acciones para frenar la plaga

Algunos de los concellos de la zona también se preparan para esta particular guerra, aunque de momento solo con información y con trampas. En Zas, por ejemplo, se han celebrado charlas (la última el domingo) y se ha contratado a una empresa para que coloque trampas por todas las parroquias, con un control cada dos semanas, señala Óscar Lema, teniente de alcalde. Pero, más adelante, cuando aparezcan los nidos grandes, los secundarios, los vecinos deberán seguir llamando al 012, para que la Xunta active el protocolo habitual. «Nosotros no tenemos medios para retirar todos los nidos, aunque si lo podríamos hacer en los casos de los más peligrosos», apunta Lema, como ya ha ocurrido.

En Camariñas también luchan contra la plaga, y colocarán cien trampas para capturar a las reinas. Esta medida, explicaban ayer, está tomada de un plan de choque que la Asociación Galega de Apicultores (AGA) presentó a la Xunta, «que es la que tiene la competencia en esta materia», señala el concejal Sergio Caamaño. «Pero dado el silencio que hay, se ve que fue rechazada». A este respecto, el edil asegura: «El Concello de Camariñas no se va a retirar, y a pesar de no ser competencia propia, va a seguir asumiendo el control de esta guerra en nuestro municipio, y animamos a todos los vecinos a instalar una trampa en sus granjas y jardines, la velutina frecuenta sobre todo los limoneros, los naranjos y las camelias».
Otros concellos probablemente tomarán medidas similares, a la vista de lo que ocurrió el año pasado, y también por la carencia de medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *